5ª ETAPA. Moura (Río Ardila) – Barragem de Pedrógão. 25,5 KM.

Salida: Moura (Río Ardila) Llegada: Barragem Pedrógão Distancia recorrida: 25,5 km  Tiempo empleado: 4h:46’
Y por fin llegó la calma. A veces la vida es justa con los que sufren y con los que arriesgan. La quinta etapa transcurría entre las presas de Alqueva y Pedrógão. El infortunio nos trajo a Hugo para castigarnos con sus vientos y sus lluvias, pero la fortuna nos regalaba ese día primaveral, con un sol espléndido y apenas sin viento.
En nuestra prospección del pasado diciembre, verificamos que el acceso por el lateral Este de la presa de Alqueva no era posible y  pensamos erróneamente que desde el lateral Oeste parecía haber un paso practicable. Esta mañana pudimos dejar nuestros bártulos en el hotel, ya que pernoctaríamos allí una segunda noche. Después de desayunar fuerte y cargar dos coches con todo el material, tomamos camino a Barragem de Alqueva, el que debía ser el punto de inicio de la etapa de hoy.  

                         

Una vez allí, comprobamos que el acceso al agua se hacía imposible en las cercanías de la presa y que más abajo el camino se separaba bastante del cauce del río. Después de preguntar a unos lugareños e investigar en el mapa, decidimos buscar un posible punto de acceso en un río que habíamos cruzado antes de llegar allí.

       

Aunque todas estas idas y venidas nos costaron un buen rato, el hallazgo del acceso por el Río Ardila fue todo un descubrimiento. El río Ardila es un afluente del Guadiana, que nace a pocos kilómetros de Calera de León (Badajoz). Su fuente se localiza cerca del Monasterio de Tentudía, a 1100 m de altitud. Cruza transversalmente la provincia de Badajoz, en dirección E-O, con leve inclinación hacia el suroeste. Atraviesa la parte meridional de Badajoz y después de haber descendido unos 1000m, desemboca en el Guadiana en las proximidades de Moura. Sin tenerlo previsto, encontramos un paraje maravilloso para embarcar en esta jornada que se presentaba bastante plácida por la climatología prevista. Junto a nosotros, un bonito puente sobre el que pasaba la estrecha carretera, nos serviría de escenario para la foto con la que el diario HOY de Badajoz abriría su portada del jueves 29 de marzo.  

  Los primeros ocho kilómetros de la etapa transcurrieron por este río Ardila que, en un primer momento nos arrastraba con una alegre corriente para luego convertirse en un ancho canal de agua estancada sobre el que paleamos a un ritmo relajado, disfrutando de esta nueva realidad que es la vida sin viento. Después de algo menos de hora y media de paleo, estábamos en la desembocadura del río Ardila y volvíamos a navegar sobre el Guadiana. Un Guadiana diferente, de agua sin apenas corriente y una anchura de más de 50m.  

          

  Éste era un día de cambios, también en el equipo de tierra, se marcharon Noelia, Mamen e Irene y llegaba León con su equipo de grabación y su sabiduría para tomar imágenes con las que posteriormente ha hecho dos piezas de video que son una maravilla. La llegada previa de la familia Martos Bózman sirvió para salvarnos del ayuno en el día anterior y para que Paloma acompañara en la jornada de hoy a Sevillano en su kayak modular. Los cuatro días anteriores habían sido de bastante sufrimiento, por lo que nos creíamos merecedores de disfrutar sin prisas en esta etapa de calma. Los dos SUP y el kayak navegábamos juntos y a un ritmo suave. Tuvimos ocasión para charlar mientras avanzábamos, incluso dejamos de palear en varias ocasiones para comer algo y para estirar un poco sobre la tabla. Hablamos de las hazañas del Capitán Paul Boyton y su singladura por el río Tajo en 1878 “a bordo” de su traje impermeable, historia con la que se tropezó Alfredo, nos cautivó y fue parte motivadora de nuestro Desafío Guadiana by Toro SUP.   Pese a que comenzamos a navegar aproximadamente a las 14h, el día estaba siendo tan bueno que, además de disfrutar de la calma, sabíamos que llegaríamos al destino a buena hora como para poder recoger, marchar a Moura y cenar como los humanos. Eso nos animó a incrementar la frecuencia de paleo y con ello la velocidad en los últimos kilómetros, pasando de navegar entre 5-6 km/h a un ritmo mantenido entre 6-7 km/h.

   

El punto final de etapa lo habíamos marcado en la orilla oeste, poco después de pasar bajo el puente de la carretera N258 y justo antes de la presa de Pedrógão. A nuestra llegada, nos esperaba el equipo de tierra, con despliegue de deliciosos bocadillos, cervezas y refrescos, picoteo variado, lonas por el suelo, sillas de camping… en fin, ese pequeño campamento nómada que solemos hacer siempre que nos juntamos más de dos miembros de  España Rumbo al Sur.

   

  La bonanza de la jornada y haberla terminado poco después de las 18:45h nos daba margen para que los pequeños Martos Bózman pudieran mostrar su destreza sobre el SUP y disfrutar de unos momentos en el kayak de Sevi. La noche daría para recibir a nuestro cámara y productor J.A. León, para cenar decentemente en un restaurante de Moura y para realizar un intento de briefing de la etapa siguiente que terminó en tres minutos con Sevi aporreado por el sueño.

   

Detalles y track de la etapa: https://connect.garmin.com/modern/activity/2583691224

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.